Museo Chillida-Leku

 

in short

El deseo de Eduardo Chillida de compartir su obra le llevó a crear el Museo Chillida-Leku, un lugar especial en el que exponer no sólo las esculturas más queridas, sino la esencia de su obra.
Caserío Zabalaga
© Museo Chillida-Leku
Logo: Museo Chillida-Leku

Museo Chillida-Leku

in detail

El Museo Chillida-Leku ha solicitado la tramitación de un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal y ha acordado el cierre del museo, desde el próximo día 1 de enero de 2011.

El deseo de Eduardo Chillida de compartir su obra le llevó a crear el Museo Chillida-Leku, un lugar especial en el que exponer no sólo las esculturas más queridas, sino la esencia de su obra. Hoy, este legado es la razón de ser del Museo, que día a día muestra la obra y trasmite el pensamiento del escultor a sus visitantes.

La política museística de Chillida-Leku se define claramente por un compromiso hacia la coherencia y rigor de la vida y obra de Eduardo Chillida en un contexto especialmente complejo del arte contemporáneo en el País Vasco.

La Colección Chillida-Leku se compone de 391 esculturas y más de 300 obras en papel, entre gravitaciones, grabados y dibujos... Su conjunto comprende  la Exposición Permanente y las Exposiciones Temporales.
Caserío Zabalaga
El Chillida-Leku es un museo diferente, una obra de arte en sí misma, un enclave para la paz y la reflexión que resume en trece hectáreas de terreno y un caserío del siglo XVI, medio siglo de creación artística de Eduardo Chillida, uno de los grandes escultores del siglo XX.
Aunque el museo ofrece recorridos guiados en los que el visitante conoce su interior de modo ordenado y explicado, lo habitual es que el público descubra el Chillida-Leku guiándose sólo por su propia capacidad de asombro, caminando de aquí para allá entre las esculturas y el paisaje. (…) Casi medio centenar de esculturas de gran tamaño, y correspondientes a diversas épocas y materiales, se diseminan por un hermoso paraje consagrado al arte y la naturaleza. Es una colección dinámica, porque los compromisos expositivos del escultor en medio mundo y la entrada y salida de nuevos encargos provoca que algunas grandes piezas abandonen temporalmente el museo y otras lo enriquezcan. No se trata de un museo cerrado, sino de un espacio vivo y cambiante. En opinión del arquitecto Luis Pedro Ganchegui, colaborador de Chillida en varios de sus trabajos públicos más emblemáticos, el arte no figurativo es como un regreso a la naturaleza, y en consecuencia, las esculturas de Chillida cobran su dimensión más emocionante ancladas en este bosque de maderas, árboles y hierro.

Es un bosque encantado que hermana arte y naturaleza, un espacio único y mágico en el que las esculturas se alzan  solemnes y hermosas mezcladas con las hayas, los robles o los magnolios, sobre amplias praderas verdes y acogedoras.

En el corazón del Chillida-Leku se levanta el viejo y restaurado caserío que atesora a su vez el corazón de la obra del creador guipuzcoano. Este edificio incluye las obras de pequeño y mediano formato de Chillida, y permite un clarificador y deslumbrante recorrido por su medio siglo de creación, un paseo envuelto en la peculiar atmósfera de un caserío que conserva el sabor de sus cerca de 500 años de historia y, a la vez, la magia de haber sido restaurado como una obra de arte del propio escultor.

The museum on google maps:

keywords

Visitor entrance

Caserío Zabalaga
Bº Jáuregui, 66
20120 Hernani

view on a map

Opening Times

Sun
-
Mon
-
Tue
-
Wed
-
Thu
-
Fri
-
Sat
-

euromuse.net - The exhibition portal for Europe