Museo Arqueológico Nacional

 

in short

El Museo Arqueológico Nacional (MAN) es el museo de historia más importante de España. Sus más de 13.000 piezas expuestas muestran la evolución de los pueblos que ocuparon este territorio desde sus orígenes hasta el siglo XIX, además de ofrecer un recorrido esencial por las principales civilizaciones antiguas del ámbito mediterráneo, como Grecia y Egipto. Dentro de su colección destaca la Dama de Elche, la obra más emblemática de la cultura ibérica.
Fachada
© Museo Arqueológico Nacional
Logo: Museo Arqueológico Nacional

Museo Arqueológico Nacional

in detail

El Museo Arqueológico Nacional fue fundado en 1867 por la reina Isabel II siguiendo la tendencia europea de crear grandes museos nacionales destinados a mostrar los testimonios del pasado propios de cada país. Su creación pretendía reunir en una única gran institución colecciones de antigüedades que representaran la Historia de España y ofrecieran un panorama de las antiguas civilizaciones del resto del mundo. Hoy, en la colección permanente se exhiben más de 13.000 piezas, desde la Prehistoria hasta el siglo XIX, distribuidas en 40 salas y casi 10.000 m2 de superficie.
La idea encontró impulso en el desarrollo que la arqueología alcanzó en esos momentos, así como en la toma de conciencia del vasto patrimonio cultural que por diversos motivos se encontraba en peligro de desaparición y urgía proteger. El nuevo museo debía reunir, conservar y estudiar estos bienes para ponerlos al servicio de los ciudadanos, contribuyendo de este modo a su formación e instrucción.
En el decreto de su creación en 1867 se determinaba la asignación de unos fondos fundacionales: los procedentes del Museo de Medallas y Antigüedades de la Biblioteca Nacional; los objetos arqueológicos y etnográficos del Museo de Ciencias Naturales; y la colección de la Escuela Superior de Diplomática. Estos fondos se incrementaron rápidamente con numerosas donaciones y compras a particulares como las destacadas colecciones de Manuel de Góngora, José Ignacio Miró, José de Salamanca o Eduardo Toda.
También fue muy relevante la actividad de las comisiones científicas integradas por personal del Museo, que recorrieron diversos lugares, tanto de España como del extranjero, para recoger objetos arqueológicos. Destacan las efectuadas en nuestro país por Paulino Savirón, Juan Sala, Juan Salas Dóriga, Juan de Dios de la Rada y Delgado y Juan de Malibrán, y el viaje que en 1871 realizó la fragata Arapiles a Oriente.
Desde el siglo XX, la institución fue cobrando mayor identidad como museo arqueológico. Parte de sus colecciones, como las de etnografía, arte oriental y de América, se transfirieron a los museos nacionales de América, Artes Decorativas y Antropología. De esta forma, el museo ganó también más espacio para los numerosos ingresos procedentes de hallazgos y excavaciones arqueológicas, como las cerámicas campaniformes de Ciempozuelos (Madrid); la colección de Luis Siret, con materiales de importantes yacimientos del sureste peninsular; o la del marqués de Cerralbo, resultado de sus excavaciones en yacimientos celtibéricos.
A través del intercambio de obras de arte con Francia, en los años cuarenta ingresaron las coronas de Guarrazar y la Dama de Elche. En los años setenta se incorporarían obras tan emblemáticas como la Dama de Baza o el monumento de Pozo Moro, además de materiales de las excavaciones españolas realizadas en Egipto y Sudán, fruto de los acuerdos con el gobierno egipcio con motivo de la construcción de la presa de Asuán.
Desde 1985, el ingreso por excavaciones se reduce por las competencias que asumen las Comunidades Autónomas en esta materia, pero el museo continúa la labor de enriquecimiento de sus fondos a través de adquisiciones por compra y donaciones.
Tras una reforma del edificio que obligó al cierre del Museo durante dos años y medio, reabrió sus puertas en abril de 2014 renovado íntegramente, tanto en sus espacios y equipamientos, como en el diseño museográfico, que lo han convertido en uno de los museos más modernos de Europa. 
Museo Arqueológico Nacional
El edificio
Desde 1867 hasta 1893, las colecciones ocuparon provisionalmente el Casino de la Reina, una antigua finca de recreo situada en Madrid, que el Ayuntamiento de Madrid había regalado a la reina Isabel de Braganza en 1817. Pero ya desde su creación la sede prevista para el Museo Arqueológico Nacional fue la actual, el Palacio de Biblioteca y Museos Nacionales, un gran edificio de nueva planta concebido en 1860 y situado en el Prado de Recoletos, cuya construcción necesitó más de treinta años y tres proyectos arquitectónicos hasta su culminación en 1892.
El Palacio constituyó uno de los proyectos arquitectónicos y culturales más ambiciosos de su tiempo. Tres arquitectos -Francisco Jareño, Álvaro Rosell y Antonio Ruiz de Salces- fueron los responsables de dar forma al edificio con el reto de albergar a tres grandes instituciones: Biblioteca Nacional, Museo Arqueológico Nacional y Museo de Arte Moderno.
Francisco Jareño recibió el encargo en 1860, concibiendo un edificio de inspiración neoclásica, planta cuadrangular articulada en torno a un monumental espacio central dedicado a salón de lectura y dos fachadas principales sobriamente ornamentadas. Álvaro Rosell sustituyó a Jareño en 1882, con el objetivo de redactar un nuevo proyecto que diese cabida en lo ya construido al Ministerio de Fomento, idea que nunca llegó a materializarse. En 1884 Antonio Ruiz de Salces retomó la construcción del Palacio con una nueva propuesta que respetó la esencia del proyecto inicial.
El Palacio de Bibliotecas y Museos es uno de los primeros edificios madrileños con estructuras metálicas de hierro. Ruiz de Salces empleó el hierro en los dos patios del Museo, dejando a la vista la estructura de sus cubiertas y los elementos sustentantes con sus decorativos capiteles. En la Biblioteca, utilizó el hierro en la sala de lectura de y en los depósitos.
La fachada del Museo, abierta a la calle Serrano, destacó por su sobriedad en las formas y austeridad en la decoración. En su portada se dispusieron dos esculturas de piedra de Berruguete y Velázquez y dos esfinges de bronce realizadas por Francisco Moratilla.
El 11 de noviembre de 1892 los reyes de España y Portugal inauguraron el edificio con motivo de la apertura al público de las Exposiciones Conmemorativas del IV Centenario del Descubrimiento de América. Tras su clausura en 1893, el Museo Arqueológico Nacional dio comienzo al montaje de sus salas en estas nuevas instalaciones, que fueron inauguradas por la reina regente María Cristina el 5 de julio de 1895.
Admission
General Admission 3 Euro
The museum on google maps:

keywords

Visitor entrance

Museo Arqueológico Nacional
C/ Serrano, 13
28001 Madrid
Spain
view on a map

Opening Times

Sun
09:30 - 15:00
Mon
-
Tue
09:30 - 20:00
Wed
09:30 - 20:00
Thu
09:30 - 20:00
Fri
09:30 - 20:00
Sat
09:30 - 20:00


Opening times: Tue - Sat from 9:30 to 8:00 pm, Sun and Bank holidays from 9:30 to 3:00 pm. Mondays closed

euromuse.net - The exhibition portal for Europe